Gripe A, ¿hasta aquí hemos llegado?

16 enero, 2010

Las últimas semanas se está registrando en España un claro descenso en la incidencia de gripe, de manera que tras los máximos registrados entre finales de octubre y la primera mitad de noviembre la actividad de los virus gripales ha ido cayendo hasta niveles mínimos. Aunque al principio de este descenso algunas voces han advertido de que se producirían nuevas oleadas de gripe, lo cierto es que hasta el momento no se ha dado tal circunstancia.

La pregunta que mucha gente se hace en este momento es ¿se ha terminado ya la epidemia de gripe de esta temporada? Lee el resto de esta entrada »


Seleccion entradas de la semana

18 noviembre, 2009

Esta es una selección de entradas que se han publicado en los últimos tres días en los blogs que iniciaron ‘gripeycalma’.

Creemos que es la mejor manera de reflejar la incertidumbre y las reflexiones en la primera semana vacunal, desde distintos puntos de vista.

Pediatra de Cabecera: Frente a la pandemia de la indecencia: apoyemos a la UNICEF.

Crónicas de Mil en Uno: El Día D y la Hora H.

El Supositorio:

Salud y otras cosas de comer: Ironías, la vacuna.

Médico Crítico: Quique tiene gripe (A) y otros pareados.


En casa del herrero…

13 noviembre, 2009

En las últimas semanas la gripe ha llegado a los miembros de ‘gripeycalma’ (y familiares). Nada fuera de lo que esperabamos, por supuesto.

Aparecieron en el mismo día los síntomas que desde siempre reconocemos como un síndrome gripal: fiebre, dolor de garganta, tos, molestias musculares…

Por supuesto, es imposible distinguir si se trata del virus de la gripe H1N1 2009. ¿Algún problema por eso? Ninguno. El manejo del la gripe es el mismo sea cual sea la cepa del virus. No tiene sentido realizar, al menos en una gripe no complicada, un diagnóstico virológico para saber si es la “nueva gripe A” o cualquier otra cepa.

  • No cambian las recomendaciones de tratamiento.
  • Las precauciones para no transmitir el virus (evitar contactos sociales, baja laboral, lavado de manos, etc…) son las mismas en cualquier tipo de gripe.
  • No se trata de una gripe más virulenta que la producida por cualquier otra cepa.

Así que los sufridos griposos de ‘gripeycalma’ nos aplicamos el cuento, y no nos planteamos realizar “la prueba de la gripe A” por mera curiosidad.

Posteriormente, con nuestro síndrome gripal “por virus desconocido” (sabiendo que probablemente se trata del virus H1N1 2009, ya que supone casi el 100% de las cepas de virus de la gripe detectadas por los médicos centinela), aplicamos los autocuidados correspondientes: hidratación adecuada, paracetamol o ibuprofeno cuando la fiebre, el dolor de garganta o de cabeza nos molestaba demasiado, y algunos “remedios de la abuela”.

Todo acaba bien, sin complicaciones, como en 998 de cada 1000 pacientes que contraen la gripe.

A día de hoy, la gripe (en el 99% de los casos causada por la nueva cepa H1N1 2009) ya es una compañera de viaje con la que debemos de convivir sin que altere nuestra vida normal. La incidencia es muy alta, pero casi todos los casos son leves. En la última semana se calculan unos 145.000 casos de “síndrome gripal”, y la letalidad en esa semana es 1,1 casos por 10.000 “griposos”, menor aún en población sana.


¿Catarro o gripe?

28 octubre, 2009

En otro de los blogs que impulsó la iniciativa ‘gripeycalma’, Pediatra de cabecera, podemos encontrar una entrada muy interesante y didáctica, sobre una de las “estrellas” en las consultas médicas (sobre todo pediátricas): los catarros y la gripe.

Extraemos una parte, aunque recomendamos leer el texto completo:

“Todos los años cuando comienzan los colegios y llega el otoño en el hemisferio norte comienzan a aumentar las infecciones respiratorias víricas tanto entre los niños como entre los adultos.”

“Se conocen cerca de 200 virus capaces de producir estas infecciones. […] Cada uno de estos virus suele tener su propia “personalidad” (el virus sincitial se asocia a bronquiolitis, el parainfluenza (especialmente el tipo 1) a laringitis, el adenovirus a faringitis con conjuntivitis… Unos tienden a producir más fiebre (el de la gripe), otros menos (los rinovirus).

Y cada niño tiene también “personalidad” al enfermar: unos tienen mucha fiebre con cualquier resfriado, otros apenas, otros suelen tener bronquitis con los catarros, otros tienen siempre laringitis, otros tienen gran propensión a tener otitis …

Con frecuencia es muy difícil distinguir entre un virus y otro. Un niño puede pasar la gripe como un catarro banal sin fiebre y otro tener un ataque de asma desencadenado por un simple rinovirus (o una neumonía, es la tercera etiología en la infancia). Por eso cuando médicos expertos intentan diagnosticar la gripe por los síntomas aciertan sólo en la tercera parte de los casos.”

“Un niño tiene, durante los cinco primeros años de vida una media de seis a ocho catarros por año (uno por mes de septiembre a abril) con una duración media de 14 días. Los que más infecciones tienen son los escolarizados (incluidas las escuelas infantiles o guarderías) y sobre todo los primeros años de socialización. Los que van a las guarderías, después son escolares menos enfermizos.”

“La gripe es uno más de esos virus y no siempre el más peligroso […]. El virus de la gripe tiene la propiedad de cambiar continuamente y por eso se puede pasar casi todos los años. Para los niños, especialmente para los más pequeños la gripe suele ser “nueva”, porque nunca la tuvieron antes.

La nueva gripe A (H1N1) 2009 es una variante leve de la gripe, especialmente en los niños. A pesar de ser considerados grupo de riesgo, si se analizan los informes se ve que el riesgo es de ingresar, no de morir o tener complicaciones graves. Los niños que ingresan son dados de alta rápidamente y, salvo que tengan enfermedades de base que los debiliten y hagan más vulnerables, no suelen tener problemas importantes.

Por ello esta gripe nueva no constituye razón para cambiar nuestras vidas. Los países del hemisferio sur ya han pasado su invierno austral y la experiencia ha demostrado que no era para tanto, como los primeros y confusos datos parecían indicar y que muchas instituciones, incluida la OMS han exagerado la importancia de esta pandemia y han propuesto medidas desorbitadas y fuera de lugar. La gripe nueva es eso … gripe.

Los niños deben aprender a lavarse las manos antes de comer, después de ir al servicio, manipular tierra y otros objetos potencialmente contaminados. También a tener normas de cortesía e higiene respiratoria, como taparse la boca al toser, lavarse las manos después de tocar sus secreciones orales o respiratorias, usar pañuelos desechables …

Pero la vía de transmisión preferente de los procesos respiratorios es la aérea. La promiscuidad respiratoria inherente a la infancia, su frecuente contacto físico, hace casi imposible evitar los contagios en las guarderías y preescolar. Pero incluso en colegios e institutos los virus respiratorios campan a sus anchas, como lo demuestra que, a día de hoy, son el grupo de edad más afectado en nuestro país. Y en las familias y en autobuses y en ascensores y otros espacios cerrados.

Por eso, ante la pregunta ¿catarro o gripe?, la mayoría de las veces la respuesta es: ni lo sé ni es importante saberlo.”


Gripe pandémica en el hemisferio sur. ¿Aprenderemos la lección?

24 octubre, 2009

Reproducimos íntegramente una entrada del blog Pediatría Basada en Pruebas, cuyos responsables son pediatras del Grupo de Trabajo de Pediatría Basada en la Evidencia de la Asociación Española de Pediatría.

ES_banner

Eurosurveillance ha publicado un artículo editorial sobre cómo ha evolucionado la gripe pandémica en los países del hemisferio sur, una vez concluido allí el invierno:

Baker MG, Kelly H, Wilson N. Pandemic H1N1 influenza lessons from the southern hemisphere. Euro Surveill. 2009;14(42):pii=19370. Available online: http://www.eurosurveillance.org/ViewArticle.aspx?ArticleId=19370
Date of submission: 21 October 2009

Es un artículo de muy recomendable lectura, ya que pone de manifiesto varios hechos importantes (entre otros):

1.- La baja mortalidad de la enfermedad. Aunque no se indica una sola cifra para todo el hemisferio y algunas tasas de incidencia son muy inestables por pertenecer a países con pocos habitantes, simplificando podemos ver, en la tabla 1 del artículo, que la mortalidad es en promedio aproximadamente de 1 caso por 100.000 habitantes. Este es un dato del que los medios de comunicación del hemisferio norte deberían hacerse amplio eco (¿lo harán?) con el fin de tranquilizar a la población.

2.- Los datos del hemisferio sur reflejan de forma inequívoca que el factor socioeconómico se ha de tener presente: la morbimortalidad es muy superior entre las poblaciones indígenas de los diferentes países, por lo general las más desfavorecidas. Es necesario por tanto que los sistemas sanitarios identifiquen estas poblaciones en cada país, posiblemente las más vulnerables a desarrollar formas graves de la enfermedad.

3.- Siguiendo con los grupos de particular vulnerabilidad, además de las poblaciones indígenas los autores refieren otros grupos tales como embarazadas y personas con enfermedades crónicas subyacentes (cardiovasculares, respiratorias, diabetes, obesidad mórbida, HIV positivo). Importante reseñar que los autores no incluyen grupos de edad como de especial riesgo. Hecho de mayor importancia para los pediatras, teniendo en cuenta el empeño de diferentes organismos sanitarios internacionales en establecer como “de riesgo” a los niños menores de dos años.

¿Aprenderemos algo de la experiencia del hemisferio sur? Deberíamos.


¿A qué llamamos gripe?

20 octubre, 2009

En el período epidémico de cada año, los médicos de atención primaria realizamos el diagnóstico clínico de la gripe basándonos en la existencia de algunos síntomas clave, bien conocidos por todos: fiebre alta, tos, artromialgias (“me duele todo”), malestar general… de forma intuitiva.

Por otra parte, este año, el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC), institución de la UE con funciones de vigilancia epidemiológica, fijó,  como un requisito necesario para la sospecha de la nueva gripe A, presentar fiebre mayor de 38º.

A partir de la semana 40, (se inicia en el mes de octubre) se decidió aplicar la definición de gripe del ECDC aprobada por la Unión Europea en abril de 2008  para el diagnóstico clínico del síndrome gripal. Esa es la definición adoptada por las Redes de Vigilancia Epidemiológica y no está del todo claro (según qué protocolos) si se extiende al resto de los médicos del sistema y, en caso de no ser así, tampoco existen unos criterios diagnósticos únicos (de hecho, las definiciones de gripe son diferentes en casi todas las comunidades autónomas en algún punto, como se señala en una entrada del blog Pediatría Basada en Pruebas).

– Inicio súbito de síntomas

Y al menos uno de los siguientes síntomas:

– Fiebre o febrícula; malestar general; cefalea; mialgia.

Y al menos uno de los tres siguientes síntomas respiratorios:

– Tos; dolor de garganta, disnea.

Eso constituye un cambio respecto a otros años, que puede modificar los datos de incidencia de gripe. ¿Por qué? Porque con estos criterios, puede diagnosticarse como gripe (y, por tanto, tratarse con antivirales según ciertos criterios de riesgo), cuadros en los que solamente aparezcan dolor de garganta y cefalea, pacientes con tos y 37,5º C… y los pediatras ¿cuantas veces van a diagnosticar gripe al mismo niño en invierno?

En estos momentos (semana 40) sólo se detecta virus de la gripe en el 32% de los casos con “síntomas de gripe”, de los casi 100 casos de gripe por 100.000 habitantes declarados en la última semana.

La inquietud por este cambio se refleja en varios de los blog médicos que forman parte de la iniciativa ‘gripe y calma’.

El supositorio:

Clásicamente, necesitábamos una fiebre elevada junto a síntomas respiratorios y un claro predominio de la afectación general: cefalea, dolor generalizado, postración… para hablar de síndrome gripal. Se acabó. Por Real Decreto de la Europa Unida en la Ciencia y en la Razón, gripe es casi todo lo que pasa por las vías aéreas.

[…] ¿A qué viene volver a una definición tan mal hecha como la de 2008? ¿Por qué se decide que las redes de vigilancia del espacio europeo cambien su reciente definición de caso de 2009 por una de 2008? ¿Qué pretenden demostrar, que hay 200 millones de casos de gripe en Europa?.

Atensión primaria

Los compañeros siempre hemos comentado, con cierta sorna, que la gripe llegaba por consenso: un día en el desayuno alguien te decía “ya hay gripe ¿eh?” […] Esto que sólo servía para reír un rato “¿cuando vamos a entrar en epidemia?” se lo han tomado a pecho nuestros responsables y han decidido tomar las riendas de este asunto visto que los asistenciales “no acabamos de arrancar”.

El bálsamo de Fierabrás

A todos nos ha llegado la nueva definición de gripe recomendada para todos los centros de vigilancia epidemiológica, que a poco que se analice, se concluye que, como hasta el momento no hay muchos casos de gripe como todos la conocemos , pues se cambia la definición y se mete a todo “perro pichichi” y se acabó el problema.

Primum non nocere

¡Están locos estos romanos!


Cara de susto

17 octubre, 2009

Año 2008 (circularon dos subtipos de gripe A y uno de gripe B)

– “Va a ser una gripe”

– “Ah bueno”

Año 2009, mes de Octubre (casi el 100% de los virus de la gripe son del tipo A, subtipo H1N1, y con un riesgo bajo de complicaciones)

– “Va a ser una gripe”

– “Ah, bueno,… pero ¿no será la gripe A “esa”, no?

– “Es que casi todas las gripes este año son “de la nueva gripe A”.

Cara de susto

Mas información… en la sección “preguntas